martes, 8 de mayo de 2012

Chau, Caloi

1 comentario:

Miguel dijo...

Se nos fue un grande, un maestro del lápiz. Quizás logro cortar el piolin del barrilete y hoy sea una de esas tantas hojas del otoño que dibujan en el aire, y de la que todos somos testigos...